En un acto marcado por el regreso de la CTA a la CGT tras 28 años de conflictos, el candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Máximo Kirchner brindó un discurso en el microestadio del Club Atlético de Lanús.

Junto a los principales referentes del sindicalismo y acompañado por el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, y la candidata vice gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, Máximo aseguró, “Siempre los gobiernos neoliberales generan una estigmatización de las organizaciones sindicales porque es la punta de lanza para avanzar contra los derechos de una sociedad”.

“Esa estigmatización diseñada para separar a la sociedad en porciones y así vencerla más fácilmente hoy tiene una respuesta y esa respuesta es la unidad”, dijo y afirmó: “Cuando nos quisieron quebrar más nos unimos. Cuando nos quisieron voltear más resistimos. Y lo hicimos siempre teniendo en claro que había que construir una opción electoral que no sólo se trataba de resistir”.

En ese sentido, Máximo Kirchner fue contundente, “Estos planes económicos nunca funcionaron”. En el mismo tono, agregó, “Muchas veces escuché al presidente y a sus cortesanos decir que los inconvenientes que tenía esta economía era la resistencia de las organizaciones sindicales. Quiero recordar que este plan económico fue el mismo plan que aplicó la dictadura a partir el 24 de marzo de 1976. Y lo importante es entender por qué fracasan”, detalló Máximo.

“En aquella dictadura arrasaron, desaparecieron comisiones internas de fábricas, estudiantes, manejaban el poder Judicial, habían cerrado el poder Legislativo y manejaban todos los medios de comunicación. Sin embargo, el plan económico no funcionó. Entonces el problema no son las organizaciones sindicales, los movimientos sociales o los militantes políticos. El problema es el plan económico que un sistema financiero quiere imponer con privilegios para unos pocos cercenando los derechos de las mayorías”, resumió.

En otro fragmento, el diputado nacional hizo referencia a la actual crisis económica que atraviesa el país. “En 5 o 6 meses se fueron de las reservas argentinas de 34 mil millones de dólares sin que ningún argentino haya visto mejorar una escuela, un hospital, un barrio o su poder adquisitivo”, lanzó Kirchner.

“Necesitamos conformar la mayoría más amplia posible porque el próximo presidente de la argentina necesita un gran respaldo de su pueblo para llevar tan titánica tarea que será sacar a la argentina del oprobio del endeudamiento que la ha sometido Mauricio Macri”, agregó y en ese sentido Máximo Kirchner dijo que “Este 27 de octubre le toca al pueblo que trabaja despedir a un presidente que lo traicionó, que lo endeudó y al que no le dio la talla”, concluyó.

Del acto, además, participó el líder de Camioneros, Hugo Moyano, Sergio Palazzo de La Bancaria, Víctor Santa María de SUTERH, entre otros referentes del sindicalismo y el Frente de Todos, como son Felipe Sola y la candidata a candidata a vicejefa de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Gisela Marziotta.