Los trabajadores del Hospital Alejandro Posadas denunciaron ante la Justicia que fueron víctimas del accionar de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri. Mencionaron que fueron seguidos por el mismo auto que espiaba a Cristina Fernández de Kirchner en el Instituto Patria y que la Justicia federal de Lomas ya determinó que se trataba de un vehículo que correspondía al área de Contrainteligencia de la ex SIDE.

La presentación fue hecha a principios de mes por la asociación de profesionales bonaerenses de Cicop, pero comunicada a los medios este miércoles. "Durante el gobierno macrista funcionó en el Hospital Posadas un sofisticado aparato represivo y de espionaje ilegal que tuvo como objetivo desactivar las luchas de lxs trabajadorxs y la comunidad en defensa del hospital, los puestos de trabajo y la salud pública", dice la denuncia a la que accedió PáginaI12 y que, según explicaron desde la Cicop, quedó radicada en el juzgado de María Eugenia Capuchetti con intervención del fiscal Carlos Stornelli.

Los profesionales del Hospital Posadas dividen en dos etapas lo sucedido en el Hospital Posadas durante la gestión de Macri, que se caracterizó por despidos masivos y presencia de la Gendarmería. Según ellos, durante la administración de Alberto Díaz Legaspe se habrían llevado a cabo distintos métodos de persecución, pero habría sido durante la gestión de Pablo Bertoldi Hepburn, que la AFI desembarcó dentro del hospital.

La presunta vinculación de Bertoldi Hepburn con las máximas autoridades de la AFI macrista, que había sido publicada en el diario La Nación, dio pie a una denuncia que presentó la diputada del Frente de Todos Mónica Macha el 14 de febrero de 2017. Como Stornelli, que también en ese caso era el fiscal, no impulsó la acción penal, el juez Marcelo Martínez de Giorgi cerró la causa el 10 de marzo de ese mismo año.

El 1º de abril de 2016, los trabajadores del Posadas habían denunciado, a través de un comunicado, que los seguían con un Volkswagen Voyage de patente NNV 682. La información salió publicada en el portal local El Cactus e incluso está ilustrada por una foto del auto en cuestión.

En el procesamiento dictado contra los exdirectivos de la AFI por el llamado Proyecto AMBA, el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla mencionó que habían hallado informes confeccionados por los espías sobre el conflicto gremial en el policlínico.

En ese sentido, el magistrado detalló que los agentes estuvieron en las protestas en el centro médico, tomaron fotografías e incluso elevaron informes a la jefa de la base Haedo, Alicia Nocquet, procesada también por violar la ley de inteligencia junto con otros siete jefes de otras delegaciones de la AFI.

Según sostiene la Cicop en su denuncia, el accionar de la AFI habría quedado también en evidencia en el armado de causas a trabajadores y fue posible por la articulación con medios de comunicación afines al macrismo, que los presentaban como ñoquis o saboteadores.

La presunta presencia de agentes de la AFI en el Posadas durante el macrismo trae recuerdos de la presencia en plena dictadura de un grupo de hombres que se presentaban como abogados del Ministerio de Bienestar Social y que revisaban los casos del personal que había sido cesanteado por la dictadura. Para los trabajadores no eran más que agentes de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE).