La última semana del año fue el momento elegido por el gobierno de Mauricio Macri para los anuncios sobre un nuevo paquete de aumento en las tarifas de transporte, electricidad y gas. La nueva baja de subsidios a los servicios públicos obedece al pago de la creciente deuda del gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

Como si no bastara la época del año para que el ajuste pase desapercibido, al menos en los medios de “desinformación” aliados a Cambiemos, el juez federal, Claudio Bonadío, ordenó un allanamiento, que había quedado postergado de agosto pasado, en un departamento de la ex presidenta Cristina Kirchner, donde secuestraron 33 cuadros y obras de arte. Una jugada de manual.

Lo cierto es que la inflación del 2019 comenzará fogueada por una nueva oleada de aumentos en los gastos cotidianos de la sociedad. Dentro de dos semanas, colectivos y trenes tendrán el primero de los tres aumentos previstos hasta marzo que marcarán una suba del 42 por ciento.

La suba en las facturas de luz comenzará en febrero y tendrá un acumulado del 55 por ciento durante 2019. En tanto, el servicio de gas tendrá a partir de abril un aumento del 35 por ciento aproximado.