A pesar de los crecientes rumores de un posible alejamiento del titular del Ministerio de Cultura del Gobierno, el ex jefe de Gabinete operó para que en dicha cartera se realice el nombramiento de tropa propia.

El ministro de Cultura, Pablo Avelluto, enfrascado en una feroz interna busca mantenerse en su cargo para no pasar a integrar una larga lista de altos funcionarios en dejar el barco de Cambiemos. A la par, el senador nacional del FPV, Juan Manuel Abal Medina, logró ubicar personas de su confianza en esa cartera.

Aunque en estos momentos Avelluto se encuentra en Madrid acompañando a la delegación argentina que participará en la feria de arte contemporáneo Arco en la capital española (la que contará con la presencia del presidente Mauricio Macri); el ministro busca ganar la interna que tiene con el secretario de Cultura y Creatividad, Enrique Avogadro.

La interna cultural trascendió el ministerio y pasó a los pasillos de la Casa Rosada, donde se hasta especula con un posible reemplazante, Alejandro “Conejo” Gómez, actual ministro de Gestión Cultural de la provincia de Buenos Aires.

Mientras Avelluto desde Madrid intenta ganar la interna, en el escenario aparece Abal Medina quien logró ubicar a Mariano Greco como Director de Coordinación de Gestión de la Secretaría de Cultura y Creatividad que depende del Ministro de Cultura.

La operación y presión ejercida por el ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, no asombra a propios ni a ajenos, ya que en varias oportunidades desde que Cambiemos asumió la administración nacional, los planteos y posiciones como una lista de unidad con Sergio Massa, similares al “dialoguismo” del grupo Esmeralda.