El mismo día que el ex presidente Mauricio Macri publicó una carta donde reclama por las “libertades individuales” y critica la “intervención del Estado en nuestro país que limita al ciudadano en su movilidad”, el Reino Unido avanzó con fuertes restricciones en medio de un rebrote de contagios de coronavirus.

Este jueves, el Gobierno del Reino Unido anunció la prohibición a los vuelos procedentes de Portugal y de catorce países de Latinoamérica para tratar de evitar la propagación de una nueva variante del coronavirus detectada en Brasil.

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, informó de que estarán suspendidas las llegadas a partir de esta madrugada desde Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, así como los de Portugal y Cabo Verde por sus estrechos vínculos con Brasil.

En medio de una pandemia mundial que aún no pudo ser controlada, el ex presidente y parte del macrismo residual insisten con las críticas a las medidas del gobierno de Alberto Fernández con un discurso marketinero. “Tengo la esperanza de que juntos recuperaremos nuestros derechos individuales frenando a un Estado que busca hacer del control temporal algo permanente” fueron las palabras de Macri, desconociendo las medidas sanitarias que se implementan a lo largo y ancho del planeta.

Reino Unido es el país más castigado de Europa por la pandemia, con casi 85.000 muertes confirmadas por covid-19 y se enfrenta a una ola imparable de contagios desde el hallazgo en diciembre de una nueva cepa en el sur de Inglaterra, aparentemente mucho más contagiosa.

Por su parte, esta otra mutación originada en la Amazonía brasileña, y que el domingo fue detectada en Japón, preocupa a la comunidad internacional ante la posibilidad de que y modifique la respuesta inmunológica en plena campaña de vacunación.