El ex vicepresidente Amado Boudou dejó este miércoles el penal de Ezeiza y ensayó una improvisada conferencia en donde aprovechó para volver a cuestionar las prisiones preventivas y anticipó que seguirá "defendiendo" su "inocencia" por el caso Ciccone.

“Hay un abuso de la prisión preventiva. Hay compañeros de la política, empresarios y sindicalistas que están detenidos, y hay una vara desigual", dijo a los medios desde la puerta del penal. Sobre su caso, reiteró que el fallo en su contra está "lleno de adjetivos y garabatos".

En un móvil con C5N, señaló además que el cronograma de su juicio “tuvo que ver con la cuestión electoral, no judicial”. También pidió “seguir peleando por una Argentina distinta. Lo más grave no es nuestra situación personal, sino lo que pasa con los trabajadores y los asalariados. Aun aquellos que tienen trabajo van a tener una Navidad muy triste”, completó.

Entre sus críticas al gobierno de Mauricio Macri, apuntó que “cercenó la ley de aumento a los jubilados y les hizo perder un 20% de un saque y para siempre”. También denunció un “interés” de “robarle las empresas a los empresarios detenidos”.

El Tribunal Oral Federal N°4 decidió hacer lugar al pedido que había hecho Boudou y le concedió la excarcelación, aunque será controlado por medio de una tobillera electrónica. Además, tuvo que pagar un millón de pesos de caución.