En plena negociación para aprobar el paquete económico de la ley "de solidaridad y reactivación productiva", Felipe Solá nombró a la hermana de Emilio Monzó en un puesto clave de Cancillería. Es un nuevo gesto de acercamiento del peronismo al ex dirigente macrista. 

La ex asesora de Rogelio Frigerio pasará a "controlar la firma" del canciller, al manejar los asuntos jurídicos del ministerio, un lugar que se reserva para los allegados de máxima confianza.

A pesar de que Monzó venía realizando diversos guiños hacia Alberto Fernández que fueron recompensados con algunos puestos en el Congreso como el de prosecretaría administrativa  -reservado para Florencia Romano-, hasta ahora no había ubicado a nadie en el gabinete, recordó La Política Online. 

De historia vinculada al peronismo, Monzó mantiene diálogo con muchos dirigentes del justicialismo. Por eso, no sorprenden los movimientos que parecen acercar definitivamente al ex macrista al kirchnerismo.