Sorpresa en la larga noche de debate parlamentario. Los diputados Gabriela Burgos y Jorge Rizzotti, que responden al gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, decidieron romper con la estrategia de Juntos por el Cambio y apoyaron el impuesto a las grandes que ayer logró media sanción en la Cámara de Diputados.

Además, esos diputados y otros de Corrientes, también de Juntos por el Cambio, decidieron respaldar el Presupuesto 2021. La decisión de Morales causó malestar en otros dirigentes de Juntos por el Cambio. 

"Acompaño esta iniciativa que hay a nivel nacional, que creo que tiene que ser un tributo nacional, con el que estoy de acuerdo", había dicho Morales en una reunión del comité provincial contra el coronavirus, y se preguntó "en qué mundo viven" los que se oponen. Alertó que "se está cayendo la economía en el mundo, hay pérdida de puestos de trabajo y gremios que están acordando descuentos (salariales) para poder sostener su trabajo". 

La posición de Morales se entiende por varios motivos. Sin embargo, el principal tiene que ver con su responsabilidad de gobierno. Morales gestiona una provincia y sabe de los problemas financieros que enfrentan las provincias y Nación por la crisis económica que dejó Mauricio Macri y profundizó la pandemia. Para la oposición sin responsabilidad ejecutiva es más sencillo el planteo testimonial.