Tras conocerse un video en el que anunciaba que con el supuesto objetivo de combatir al coronavirus iba a escracharle las casas a quienes pueden ser potenciales infectados y contárselo a sus vecinos, el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, tuvo que reconocer que la medida era estigmatizante y decidió dar marcha atrás con esa cuestión específica.

Hoy por la mañana, el mandatario que milita en las filas de Cambiemos pidió disculpas a través de sus redes sociales y anunció que no se pondrá "fajas" en las viviendas de posibles contagiados de Covid-19. “La expresión ‘poner una faja en una casa’ fue exagerada de mi parte por lo que pido disculpas”, reza el texto.

Si bien no dice explícitcamente que la medida no se aplicará, parece sobreentenderse al continuar con el reconocimiento de que la idea estigmatizaba a personas que ni siquiera tenían la infección confirmada y que podía hasta violar derechos constitucionales: “Esa expresión, en el marco de casi una hora de exposición, fue exagerada y deja entender que busca estigmatizar a una persona o familia. La estigmatización siempre genera odio y violencia, lo que está muy lejos de mi intención”.

Lo que había ocurrido es que el domingo Morales había hecho la presentación de su informe diario del Comité Operativo de Emergencia (COE) acerca de la situación epidemiológica en Jujuy. Con un gráfico de fondo, había anunciado que, una vez que se aplicasen los tests rápidos, los jujeños que volvieran a la provincia podrían hacer la cuarentena correspondiente en sus domicilios pero con sus casas marcadas con una faja para que todos los vecinos estuvieran al tanto de que un miembro de esa familia podría tener Covid-19. 

“La opción de ir a tu casa la vamos a hacer cuando lleguen los test rápidos. Porque cuando (esa persona) llegue a su casa, le hacemos un test rápido y, a los 7 días, le hacemos un nuevo test. Si en los dos test da negativo, te levanto la cuarentena. Mientras tanto, van a estar en cuarentena todos. Y les vamos a poner una faja en la casa. Y le vamos a decir a los vecinos de la cuadra y de la manzana que esa familia, la familia Pérez, García, Morales o la que fuera, está en cuarentena. Y que, si sale, puede contagiar a alguien. Va a haber un control social”, había ensayado el gobernador jujeño como explicación. 

Ahora, con la marcha atrás, Morales sostuvo que "el objetivo del ´Plan Fronteras Seguras para Salvar Vidas` en Jujuy será tener el mayor rigor posible para el cumplimiento de la cuarentena, en un hotel o un domicilio", ya que "incumplir la cuarentena es un delito".

"Jujuy todavía tiene la precaria condición de no circulación local del virus que tenemos que cuidar con el mayor esfuerzo y compromiso del pueblo", agregó. 

Fuente: Política Argentina