“Acaba de fallecer”, anunció un tío “del corazón” del adolescente Lucas González, identificado como Emmanuel. “La familia está destrozada. Lo único que vamos a pedir es justicia”, afirmó.

El hombre pidió que los responsables vayan presos y dijo que su sobrino venía de jugar a la pelota. “Basta, no queremos más la muerte de chicos que venían de jugar a la pelota. Estos chicos no eran delincuentes. Esto no tiene que volver a pasar”.

La noticia se conoció después que presidente Alberto Fernández convocara a la madre del joven en un confuso episodio. En tanto, familiares y decenas de vecinos se manifestaban esta tarde en el barrio porteño de Barracas para exigir justicia.

A su vez, el Ministerio de Justicia y Seguridad, a través de la Oficina de Transparencia y Control Externo, inició un sumario administrativo a los tres miembros de la Policía de la Ciudad involucrados en el hecho. Mediante esta medida se los desafectó de la función operativa y se los pasó a disponibilidad.