Una turista chilena murió este sábado en Santiago de Chile a causa de hantavirus. Según confirmaron las autoridades sanitarias de ese país, se había contagiado durante una visita a la localidad chubutense de Epuyén. Suman diez las víctimas fatales.

Se trata de Patricia Henríguez de 29 años, quien se contagió después de permanecer durante varios días de visita en la casa de otra víctima quien murió en diciembre pasado en Epuyén. 

Con esta nueva muerte son diez los casos fatales: nueve de ellos en la zona argentina de la Cordillera, mientras que el último reporte oficial indica que ya son 28 los infectados por hantavirus.

La joven llegó con síntomas a la localidad de Palena, a unos 250 kilómetros de Puerto Montt, y de allí fue derivada al hospital local y finalmente al Hospital del Tórax en la capital chilena durante la primera semana de enero.

Por su parte, el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, encabezó una actividad del Comité de Contingencia constituido en Epuyén y, en conferencia de prensa, reclamó mayor compromiso del Estado nacional. “Hubo manifestaciones inapropiadas del Dr. Rubinstein al recomendar que la gente no venga a Epuyén y alrededores, sin tener la información que hay que tener. Estas cuestiones repercuten porque no hay que crear una psicosis sino que hay que trabajar sobre la prevención”, afirmó. 

En una entrevista en radio Mitre, el secretario de salud de Nación, Adolfo Rubinstein, quien más temprano este lunes había expresado la preocupación de la Casa Rosada por el brote de hantavirus, describió la situación en Epuyén como "gravísima" y explicó que "hablamos de una mortalidad muy alta, superior al 30%".

Además, en contraposición a lo dicho por el gobernador Arconi, Rubinstein señaló que las autoridades nacionales están trabajando "codo a codo" con las de Chubut y que están "haciendo todos los esfuerzos para controlar esto".