Nadie quería quedarse con el juzgado del fallecido juez Claudio Bonadio, que manejó de modo irregular causas muy sensibles al gobierno de Mauricio Macri. ¿Quién quisiera hacerse cargo de trámites donde la formalidad - para ser moderados - no existe?

Aunque con otras excusas, ya se habían excusado María Servini, Daniel Rafecas y Luis Rodríguez. 

Finalmente, el sorteo debió hacerse y será el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi el que tome ese hierro caliente en el Juzgado Federal 11. Mientras, un nuevo concurso debería resolver al reemplazante definitivo de Bonadio, lo que no ocurrirá en el corto plazo.