En agosto del año pasado, doce días antes de que el gobierno de Mauricio Macri anunciará el reperfilamiento de deuda que postergó el pago de Letras del Tesoro por seis meses, Mercado Libre vendió la totalidad de sus títulos y así evitó quedar atrapada en el default. El CEO de la empresa, Marcos Galperín, había negado poseer bonos públicos al momento de la aplicación de la medida.

Según indicó el portal La Política Online, la empresa de Galperín se desprendió de $ 1.126,4 millones en Letras Capitalizables (Lecap) S30G9, $151,9 millones en Lecaps S13S9 y $18,1 millones en Letes L2DG9. El artículo dejó entrever que la firma habría tenido información confidencial para tomar la decisión.

"El oportuno acierto financiero de Galperín genera muchas suspicacias dada la conocida amistad con Mauricio Macri, quien a lo largo de su gestión dio muestras de su favoritismo por Mercado Libre", sostuvo el medio.

Al día siguiente de la conferencia del ex ministro de Economía Hernán Lacunza y mientras el resto de los bancos tenía que suspender las operaciones con fondos de inversión, Mercado Libre publicó su estructura de ingresos. A través de un comunicado, precisaron: "No está compuesto por ninguno de los títulos de deuda pública que se vieron afectados y por lo tanto está operando con normalidad".