El macrismo parece chocar contra una pared dentro de la coalición opositora Juntos por el Cambio (JxC) cada vez que intenta poner a Mauricio Macri como jefe político de un espacio que, en palabras de Mario Negri, Jefe del interbloque Juntos por el Cambio en Diputados, en este momento lo ve como "un ex presidente" que " como tal, no pasa inadvertido". 

"Macri no es líder de nuestro espacio. Es un ex presidente, como tal no pasa inadvertido. Es un espacio de tres partidos, merece el respeto, tiene sus ideas, no necesariamente todos a veces coincidimos", sentenció Negri cuando en A24 le adjudicaron a Macri la figura de "líder" de la oposición. 

A meses de las elecciones de medio término, el ex presidente parece no contar con el apoyo de grandes referentes del espacio que integra JxC. Además de Negro, a fines de marzo, el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) y diputado nacional Alfredo Cornejo, puso un límite a una posible candidatura de Macri para las  presidenciales de 2023. "Si hay segundo tiempo tiene que haber nuevos jugadores", ironizó.

"En el 2023, no creo que Macri vaya a ser candidato. Si el título del libro (Primer Tiempo) genera conjeturas, yo diría categóricamente que en el segundo tiempo tiene que haber nuevos jugadores, tiene que haber cambios”, señaló en declaraciones a Radio Continental. 

Por su parte, en enero el senador nacional de Juntos por el Cambio Martín Lousteau sostuvo que "el legado más importante" de Mauricio Macri fue "haber terminado su mandato" y "dejado en pie a una fuerza que tiene el 41 por ciento". Lejos de ponderarlo como líder del espacio, en la misma frase, Lousteau advirtió, "Está claro que no pensamos igual en Juntos por el Cambio, como no pensaba igual cuando Macri era presidente".