Aunque parezca increíble, un dato de la "pesada" herencia que deja Macri es un importante salón de la Casa Rosada sin aire acondicionado, a pesar de que Juntos por el Cambio siempre vendió que dejaba al lugar en mejores condiciones que las recibidas. Y, por si esto fuera poco, la razón por la cual ese espacio de la Casa de Gobierno quedó en esa situación y sin ese equipamiento es el ahora ex presidente se lo llevó al abandonar el cargo.

Esto se conoció después de que el presidente Alberto Fernández llegara pasadas las 9 a la Casa de Gobierno para su primer día de gestión como Presidente. Lo hizo en helicóptero desde la Residencia de Olivos, donde pasó la noche. Es que su primera actividad oficial fue recibir al presidente cubano, Miguel Mario Díaz-Canel, y el encuentro ocurrió en el salón Eva Perón. 

Al salir de la Casa Rosada rumbo a La Plata para la asunción de Axel Kicillof en la Provincia, y antes de subirse al helicóptero, el jefe de Estado tuvo su primer contacto con los periodistas acreditados. Fue breve. Se quejó del calor y chicaneó a Macri: “No sé si el Presidente venía a trabajar ahí porque el aire acondicionado no funciona y es insufrible”, bromeó. 

Si bien en un principio se pensó que se refería al Despacho presidencial, más tarde se corroboró que para recibir al presidente de Cuba en el lugar que recuerda a la ex primera dama debieron abrir el Salón de los Científicos para refrescar el sector, porque Macri lo dejó sin aire acondicionado. 

Lo peor es la explicación dada por fuentes de la gestión macrista: según dijeron, en ese salón oficial había un aire acondicionado portátil que se usaba durante los días de mucho calor, pero ya no está más porque Macri se lo llevó cuando dejó la Casa Rosada.

Fuente: Política Argentina