Por noveno mes consecutivo el PBI cerró a la baja, mostrando una caída de %5,7 en enero, respecto de igual mes del año anterior. La nueva disparada del dólar y el incremento de 24 puntos de la tasa de interés desde mediados de febrero amenaza con volver a hundir el indicador en el futuro.

Sin embargo, en la comparación con diciembre,  el estimador mensual de actividad económica registró una leve alza del 0,6 por ciento en la versión que despeja los factores estacionales. Fue el segundo mes consecutivo con recuperación contra el mes anterior, luego del avance del 1,0 por ciento de diciembre contra noviembre.

Según se desprende del informe publicado hoy, el sector de comercio mayorista, minorista y reparaciones fue el más afectado, con una caída del 12,3% respecto del mismo período de 2018. Lo sigue el sector de la industria manufacturera, con una retracción de 10,1% y transporte y comunicaciones, con una baja de 5,2%.

Por otro lado, el sector con mayor incidencia positiva, fue el que comprende la agricultura, que creció 8,9% interanual y la pesca, 10,2 por ciento.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica del Indec es un anticipo de la evolución del PIB que va entregando mensualmente el organismo. Las bajas de la industria, la construcción y del consumo de bienes durables y no durables provocó la caída del indicador durante enero.