Los principales accionistas del Grupo Clarín, el oscuro Héctor Magnetto, Lucio Pagliaro y José Aranda, fueron a la Justicia para no pagar un impuesto que estableció el Congreso nacional el año pasado. El llamado "aporte extraordinario" busca recaudar 300 mil millones de pesos para enfrentar la pandemia de coronavirus y es un tipo de impuesto que se impuso en los principales países del mundo. 

La situación ya es escandalosa de por sí, al tratarse de las personas más ricas del país a las que se les pide un esfuerzo extra en una situación tan compleja como atraviesa el planeta. Pero los ricos no suelen pedir permiso. 

Pero hay más: Magnetto, Pagliaro y Aranda son accionistas del Grupo Clarín, que cada año recibe millones de pesos del... Estado. Solo en 2020 recibió casi 700 millones del Gobierno nacional en el concepto de pauta oficial. Si suman los recursos provenientes de la Ciudad, la cifra supera los mil millones. Sobre esas ganancias sus accionistas reciben dividendos cada años. Es decir: cobran del Estado pero no quieren pagar impuesto.