El Gobierno bonaerense expresó su preocupación por la proliferación de la nueva cepa del coronavirus que se registró en Londres y el sureste de Gran Bretaña y anticipó que se realizará una vigilancia especial para todos aquellos que hayan ingresado a la provincia provenientes de ese país.

“Genera mucha preocupación como todo en esta pandemia, porque hay que tener mucho cuidado. Vamos a hacer vigilancia de todos los casos, esto hace seguir pensando que hay que tomar medidas de cuidados especiales en esta temporada”, sostuvo el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak. 

La aparición de la nueva variante de coronavirus implica una mutación, llamada “N5017”, puso en alerta al Gobierno nacional que canceló los vuelos desde el Reino Unido, dispuso una cuarentena de siete días y requirió un test de PCR negativo y un seguro COVID-19.

En la provincia también regirá la cuarentena de una semana para aquellos que arribaron desde Gran Bretaña y se realizará "un seguimiento telefónico”, de acuerdo a lo que confirmó la subsecretaria de Gestión de la Información, Educación Permanente y fiscalización del Ministerio de Salud bonaerense, Leticia Ceriani.

“Necesitamos extremar todas las medidas de cuidados e higiene que venimos recomendando”, dijo Ceriani y resaltó que, si comenzara a registrarse en este momento un ascenso de casos, "la situación se plantearía muy complicada de cara a los siguientes meses”.

La nueva variante de coronavirus implica una mutación, denominada “N5017”, en la proteína de la “espícula” del COVID-19, que le permite “engancharse” a las células humanas para penetrarlas y los especialistas estiman que sería entre un 40 y 70% más contagiosa.

En las últimas horas, el ministro de Salud británico, Matt Hancock, reconoció que la nueva cepa del COVID-19 está "fuera de control" y por eso el Gobierno debió actuar "rápidamente y con decisión" decretando un confinamiento total hasta el 31 de diciembre.

En ese contexto, Argentina se sumó a los 11 países europeos que decidieron suspender los vuelos con el Reino Unido. En Italia, por ejemplo, ya se conoció el primer contagio con esta nueva variante de COVID-19.