El diputado nacional peronista Rodolfo Tailhade denunció penalmente al exministro de Transporte Guillermo Dietrich y al exadministrador de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) Javier Iguacel por el desvío de $ 1.300 millones que debían destinarse a realizar obras de seguridad vial. Las obras no se realizaron y se desconoce el destino del dinero.

En octubre de 2017, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y la DNV suscribieron un convenio de cooperación para señalizar distintos tramos de las rutas nacionales 5, 7, 8, 22 y 34, instalar líneas vibrosonoras y agregar cartelería inteligente. La cláusula cuarta del convenio estableció que la ejecución de las obras (en las provincias de Buenos Aires, Río Negro y Salta) debía realizarlas la DNV, y que la ANSV aportaría los fondos necesarios. Las obras nunca se hicieron. ¿Dónde está la plata?

Según documentó una auditoria de la Asociación Argentina de Carreteras de los $ 1.314.065.056 girados por la ANSV entre el 5 de diciembre de 2017 y el 9 de diciembre de 2019 (el último día del gobierno macrista), sólo se rindieron $ 8.287.898,40. Se desconoce el destino final de los otros $ 1.305.777.157,60.

"Las obras no se realizaron y el dinero no está. Vale recordar que Dietrich fue el recaudador de la campaña presidencial de Mauricio Macri, e Iguacel compitió por la intendencia de Capitán Sarmiento. No resulta descabellado deducir que esos 1.300 millones de pesos fueron robados para financiar la campaña de Macri y sus secuaces", sostuvo Tailhade.