Alberto Fernández confirmó que el gobierno analiza la implementación de un "nuevo" Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que alcanzaría a la población más vulnerable económica y socialmente del país.

"Estamos tratando de buscar algo nuevo. No es para lo que ya lo tuvieron. Es algo nuevo", le dijo Alberto Fernández a una mujer que, con su beba en brazos, le preguntó acerca del posible retorno del IFE durante la recorrida que el Presidente hizo el sábado pasado por la Feria de Dock Sud.

La frase del Presidente se vincula con los trascendidos surgidos la semana pasada, cuando desde la Casa Rosada admitieron que el Gobierno trabajaba en la implementación del IFE 4 para asistir a los más vulnerables.

A diferencia del IFE que fue otorgado en 2020 durante el momento más duro de la pandemia de coronavirus, la nueva medida sería para una menor cantidad de beneficiarios: unos tres millones, cuando en la anterior ocasión llegó a más de ocho millones.

Además, sería por un monto mayor, porque pasaría de 10.000 a 15.000 pesos, y se pagaría solo en una ocasión, durante octubre, cuando el año pasado se entregó en tres oportunidades.

Como en su anterior versión, la aplicación de la medida estará bajo la órbita de la ANSeS, el organismo que conduce María Fernanda Raverta, una de las funcionarias que tras la derrota electoral sufrida en las PASO por el oficialismo había presentado su renuncia al cargo, junto a otros ministros y secretario de Estado, pero continuó en funciones.

Quiénes serían los beneficiados del nuevo IFE: Aquellas personas de entre 18 y 65 años con trabajo informal o independientes y quienes se encuentran en la categorías más bajas del monotributo.