No deja de sorprender Elisa Carrió: ahora, mientras se lleva a cabo una jornada histórica en el Congreso, aseguró que "si voy, voy un rato". "Me duele mucho el alma. Me duele el hambre de los vivos", agregó enigmática. 

Se sabe: la macrista Carrió tiene fuertes vínculos con sectores conservadores de la Iglesia Católica. De allí su postura reaccionaria en relación a la legalización del aborto. Sin embargo, la legisladora no quiere quedar alejada de los sectores progresistas que la siguen apoyando y que están en a favor del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. ¿Faltará Carrió?

Por el momento, la iniciativa a favor del aborto parece contar con mayoría para la aprobación, aunque la diferencia es muy chica y todo indica un final reñido.