En un contexto de caída de poder adquisitivo, inflación desmedida, corrida bancaria y aumento de la pobreza, la Policía de la Ciudad secuestró ayer una parrilla y mercadería de una jubilada que vendía comida en el Parque Avellaneda para poder subsistir.

En un video que filmó un transeúnte indignado por lo sucedido, se pude ver a la jubilada abrazarse a su parrilla para evitar que se la lleven, mientras que los vecinos que la defendían interpelaban a los efectivos pidiendo la orden judicial para llevarse todo. “Dejen laburar, caraduras”, les gritó una de las vecinas.

“Llevame presa, ¿te crees que te tengo miedo?”, les dijo la jubilada que lucho hasta último momento para salvar su fuente de trabajo. Sin embargo, alrededor de 10 policías se llevaron todo.