El titular de la Inspección General de Justicia (IGJ) Ricardo Nissen desnudó las presuntas maniobras fraudulentas del expresidente Mauricio Macri en torno al supuesto "Fideicomiso Ciego" donde habría puesto todo su patrimonio mientras ocupó Casa Rosada. 

Ahora, una causa investiga a Macri por presunto enriquecimiento ilícito. El empresario contratista del Estado fue imputado y su panorama podría complicarse. 

En diálogo con Radio del Plata, Nissen desnudó todas las truchadas usadas por Macri: "La creación del Fidecomiso Ciego era, supuestamente, una prueba acabada de que su patrimonio, totalmente, iba a ser investigado, iba a ser administrado por terceros ajenos a su persona. No fue así", aseguró. 

"Él no podía dar ninguna instrucción, solamente cuando termine este fideicomiso, porque era cuando terminaba el gobierno, su gobierno y él se tenía que ir 4, 8 años o lo que fuera en su momento y ahí podría pedir explicaciones, pero mientras tanto si quería alguna explicación se la tenía que pedir Laura Alonso", sostuvo el abogado respecto del cómo debía funcionar el instrumento.

"Quedó como una medida efectiva de palabras porque el fideicomiso fue creado, pero todo falló. En primer lugar no aportó ni el 10% calculo yo, no había fondos de moneda extranjera, no había fondos en off shore, no había nada de eso. Había acciones de cuatro sociedades y participaciones en un fideicomiso que se llamaba Caminito, de sospechosísima actuación, pero eso es tema para otro, cuando se abra, todo tiene su tiempo y todo llega", insistió el funcionario. 

Las irregularidades estuvieron en todos los planos: "Pero bueno, no eligió como fiduciario, es decir como administrador en lugar de una organización estatal, un organismo estatal, eligió un grupo de escribanos que estaban nucleados en una sociedad anónima y bueno es sabido o por lo menos por los entendidos en el tema societario, saben que los escribanos no pueden ser directores de una sociedad anónima y en este caso los integrantes de ese fideicomiso y de esa sociedad fiduciaria, la administradora eran cuatro escribanos que también eran directores, violando todas las normativas legales y las sociedades que lo integraban funcionaban como un patrimonio individual".

En una de las sociedades hubieron movimientos llamativos de acciones de los cuales no hay registro. "Esas acciones permanecieron ocultas en el libro, no se inscribieron en las asambleas posteriores a pesar de que las asambleas posteriores con voto unánimes que son válidas y participan todos los accionistas preferidos, ordinarios, etc. etc. y luego en el 2016 donde se crea el Fideicomiso Ciego y Macri cede todas las participaciones y todos los derechos correspondientes a ese fideicomiso, y ese fideicomiso percibe entre los años 2017 y 2020 hasta que termina, cuando Macri abandona el gobierno, percibe la suma de 54 millones de pesos, los percibe en concepto de dividendos porque el era titular de acciones preferidas. Lo curioso es que la mayor parte de los ejercicios de esta sociedad dieron pérdidas y él único que recibió dividendo es Macri", contó el especialista. 

"Son 54 millones de pesos y la verdad que fue hecho de esa manera como como le comenté, lo verdaderamente curioso del caso es que ahí no le pagaban de la caja de la sociedad y esto es importante. A él le endosaban un cheque que la sociedad emisora Agro G cobra por tener participación en otra sociedad que llamaba Latín Bio quien le daba un cheque por dividendos a Agro G que era el dueño del 30 por ciento del capital de Latín Bío y Agro G recibía ese Cheque y se le endosaba directamente a la sociedad fiduciaria o sea a Macri", siguió describiendo. Debería ser un escándalo pero no...

"¿En Latín Bío quienes eran los accionistas? Los Braun Peña como los dueños y controlantes, estaba Agro G y Juliana Awada. ¿Qué opina?", concluyó.