Mientras sigue el debate sobre los dichos violentos de jugadores de Los Pumas, ahora se conoció un hecho ocurrido en Córdoba, cuando miembros de un equipo del club Tala golpearon salvajemente y en patota a un chico de 18 años. El hecho ocurrió en una fiesta privada en un country de la capital cordobesa. 

El hecho denunciado y que todavía no tiene detenidos se desarrolló en el country Los Carolinos. El agredido le relató a Canal 12: "Un grupo de personas entró sin permiso y cuando se le pidió que se fueran me empezaron a golpear en la cara y el piso". Además, identificó a sus agresores como Mateo Soler y Tadeo Toraso.

"Lautaro está vivo porque Dios es grande y porque sus amigos lo ayudaron, si hubiera estado solo habría sido como el chiquito de Gesell", le dijo su madre al mismo medio en referencia al asesinato de Fernando Báez Sosa, agredido por otros jugadores de rugby, ocurrido en Villa Gesell el 18 de enero de este año.