Según informó el portal DiarioAr, Corrientes vivió "horas críticas" por un faltante de oxígeno en su principal hospital. La provincia del litoral enfrenta una fenomenal crisis desde que se declaró la pandemia en marzo del 2020. En sólo una semana (del 30 de mayo al 5 de junio), se registraron 5.477 casos, cerca del 10 por ciento del total de personas con coronavirus en 16 meses. En los últimos siete días, fallecieron además 66 correntinos y correntinas por la enfermedad, marcado un incremento en el porcentaje muertes cada 100 mil habitantes. 

Así las cosas, los contagios en esta provincia del NEA, tienen un panorama peor que los del AMBA. Debiera ser un escándalo nacional pero no lo es porque allí gobierna Juntos por el Cambio, que suele recibir protección de los grandes medios.   

El escándalo envuelve al ministro de Salud, Ricardo Cardozo, que permanece en funciones luego de otra situación bochornosa. Hace unos meses, chocó con su auto y le encontraron 900 vacunas. No pasó nada. Ahora, un hospital se quedó sin oxígeno en plena crisis sanitaria. 

Mientras tanto, el Gobernador macrista Gustavo Valdés se lanzó a su reelección en medio de todos los escándalos que giran en torno a su gestión, de las peores provinciales al momento de enfrentar al COVID.