Gustavo Nardelli, uno de los principales directivos de Vicentín, la cerealera en crisis que atraviesa un concurso de acreedores debido a deudas millonarias, fue detenido por violar la cuarentena obligatoria a causa del coronavirus que rige hasta el 31 de marzo al irse a navegar al río Paraná en su lujoso yate.

La embarcación llamada "Champagne" fue interceptada este lunes 23 de marzo al mediodía por la Prefectura Naval recibió este lunes la orden de búsqueda por parte de la Justicia Federal debido a que no está permitida la navegación de embarcaciones particulares.

De acuerdo a lo que informaron fuentes de la fuerza a los medios locales, al empresario se le podrían imputar los delitos de "desobediencia y atentado contra la salud pública".

Prefectura Naval Arg on Twitter

Fuente: El País Digital