“Si refugiaron nazis, por qué no habrían de abrazarse con asesinos y dictadores”, aseguró la ex titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, al cuestionar la llegada como refugiado de Evo Morales a la argentina. El ex presidente boliviano fue sacado por un golpe de Estado. 

Para Alonso, en cambio, se trata de una situación similar vivida por los nazis, que escaparon de Alemania después de la segunda guerra mundial. ¿Se puede decir cualquier cosa?

Mientras, Alonso sigue procesada por la Justicia porque se sospecha que miró para el costado mientras el ministro de Energia, Juan Aranguren, negociaba con Shell, petrolera de la que es accionistas. Los dos ex funcionarios deberán ahora responder ante un juez.