El camionero cruzó a sus pares de la CGT que negociaron con el gobierno una suba del 5% en las paritarias y postergaron medidas de fuerza. “Se puede meter en el culo lo que está ofreciendo el Gobierno”, aseguró.  

El hijo de Hugo Moyano agregó que “el martes tenemos la reunión con la cámara empresaria (Fadeeac) y si no dan el 27% el paro nacional de Camioneros está dado”. Y volvió a pedir que sus colegas de la central tengan otra posición frente al ajuste del gobierno nacional. 

“Les decimos a los dirigentes que se pongan al lado de los trabajadores en la calle, acompañen la lucha, queremos una CGT al lado de los trabajadores y no arrodillada como el papelón que hicieron ayer (por la reunión del jueves)”, insistió Pablo. 

"Queremos que la CGT verdaderamente defienda los derechos de los trabajadores. Es una vergüenza que los de la CGT fueron a arrodillarse por un 5 por ciento cuando todo el mundo sabe que la inflación va a estar alrededor de los 30%. ¿El presidente no se da cuenta que cada vez tiene más rechazo por parte de los trabajadores?”, afirmó.