Este martes la Corte Suprema de Justicia no hizo lugar al recurso presentado por los gremios de taxistas contra los choferes de Uber. De esta forma dejó firme un fallo de primera instancia de hace dos años, ratificado por la Cámara del Crimen, que sostiene que quienes conducen para esa empresa no conforman una asociación ilícita.

En declaraciones al medio Página 12, el fiscal de Cámara Martín Lapadú explicó que "la Corte rechazó el recurso de queja, pero en ningún momento se metió con la cuestión de fondo, ni se refirió a la empresa que, según el magistrado, difundió la resolución como si la Corte hubiera avalado su legalidad”.

Por otra parte, Lapadú confirmó que "Mañana comenzará el juicio contra los directivos de Uber y sigue vigente la causa penal tributaria por no abonar Ingresos Brutos", subrayó el fiscal, para quien "Uber en la Ciudad de Buenos Aires sigue siendo ilegal por la simple razón de que no tiene habilitación para desarrollar esa actividad, que es el transporte público de pasajeros".

La sentencia de los jueces Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda dejó firme un fallo del juez porteño Luis Alberto Zelaya, quien había afirmado que la prestación del servicio de transporte de pasajeros, aunque no contara con habilitación oficial “no configura una conducta tipificada por la legislación punitiva".