El escándalo por narcotráfico sigue golpeando a Cambiemos en Paraná, Entre Ríos. El juez federal Leandro Ríos llamó a indagatoria al intendente macrista Sergio Varisco, al jefe del bloque de Cambiemos, Pablo Hernández, y a la subsecretaria de Seguridad, Griselda Bordeira. Los dos últimos quedaron detenidos. 

En relación a Varisco, si bien no quedó detenido, el magistrado lo obligó a que se reporte al juzgado cada viernes y cuando salga de la provincia por más de 72 horas, según reseñó el portal local Agenda Abierta. El escándalo parece no tener fin. 

La investigación judicial tiene que ver con el secuestro de 3,5 kilos de cocaína y la aparición de una libreta con anotaciones, en la que aparecieron muchos nombres vinculados a la política de Paraná. La gran mayoría vinculada al macrismo de la capital de Entre Ríos. 

Hasta el momento, la Justicia ordenó allanar seis oficinas municipales, como la Dirección General de Recursos Humanos, la Dirección General de Sistemas y Comunicaciones, Dirección General de Despacho de la Presidencia Municipal, Dirección de Cómputos, la Dirección de Liquidaciones de Haberes Municipales y la Tesorería General, donde se recolectó distinta documentación para la causa. 

En abril de este año, sorprendió a todos una reunión de Mauricio Macri con intendentes, en la que partició Varisco, a pesar de ser investigado por narcotráfico. "En ningún momento me preguntó (por la causa) ni yo le comentaría para pedirle nada”, se atajó Varisco después de la reunión.