La segunda ola de coronavirus golpeó a la oposición macrista que desde hace meses sostiene una posición contraria a toda medida de prevención contra la pandemia que dictó (y dicta) el gobierno de Alberto Fernández, y enciende internas entre sus filas. 

Este último fin de semana, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, intentó marcarle la cancha al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: "Lo importante es que el 31 de mayo vuelva a abrir la Ciudad y no siga la corriente de una política que nos destruyó", amenazó la ex funcionaria macrista en diálogo con Radio Rivadavia. 

Los dichos de la ex ministra de Seguridad, siempre crítica del Gobierno Nacional, se dan en el contexto de una furiosa interna que se vive dentro del frente opositor de cara a las elecciones de medio término.

De todos modos, Bullrich justificó la decisión de Rodríguez Larreta de suspender las clases tanto presenciales como virtuales, al argumentar que son solo "tres días nada más", y aclaró que "Juntos por el Cambio está unido".

Sobre el presidente Alberto Fernández, Patricia Bullrich disparó: "A mí nunca me pareció una personalidad destacada, un estadista a la altura de las circunstancias de la Argentina. Quizás otros lo vieron con más capacidad de diálogo. Son matices".