Patricia Bullrich no tuvo reparos en intentar capitalizar el asesinato de un efectivo de la Policía Federal para hacer política e insistir con la cuestionada doctrina Chocobar que instaló durante la gestión de Macri.

Luego de recibir en Casa Rosada como a un héroe a Luis Chocobar, Bullrich se valió este martes de la muerte de Juan Pablo Roldán para defender su cuestionada gestión.

"La muerte se podría haber evitado si el policía sentía el respaldo para actuar" aseguró en sus redes sociales la ex ministra macrista sobre el asesinato de Roldán. Aunque Roldán disparó y mató a su atacante (Rodrigo Roza murió este martes en el Hospital Fernández como consecuencia de las heridas de bala recibidas) Bullrich busca instalar que el efectivo de la Policía Federal murió como consecuencia de la falta de apoyo institucional sin reparar en las enormes diferencias entre los casos de Chocobar y Roldán.

Mientras Chocobar la disparó por la espalda a un delincuente que se encontraba en fuga, Roldán disparó para defenderse de un ataque directo. Fue apuñalado en cuatro oportunidades y murió horas después en el sanatorio Mater Dei. Chocobar, después de darle la voz de alto a Pablo Kukoc que intentaba darse a la fuga, le disparó en dos oportunidades y lo mató. Kukoc no representaba en ese momento ningún peligro ni para el ahora procesado policía ni para terceros.

A pesar de ello la ex ministra parece no tener reparos en obviar esas diferencias para hacer política con una muerte e intentar defender su doctrina para habilitar a los policía a disparar a sospechosos por la espalda.

Patricia Bullrich on Twitter

Fuente: Minuto Uno