“Ellos estaban esperando que diga cosas de Aníbal Fernández que no eran así y se enojaron por eso”, le dijo Ibar Pérez Corradi, preso por tráfico de efedrina, a El Destape en una entrevista exclusiva.

"Como reveló este medio, el Ministerio de Justicia, de Germán Garavano, utiliza el Programa de Protección de Testigos e Imputados para presionar y direccionar declaraciones contra ex funcionarios kirchneristas. Pérez Corradi es la contracara de Leonardo Fariña, quien siguió al pie de la letra un guión armado para implicar a la expresidenta en la causa por la obra pública durante el Gobierno anterior, como denunció su abogada Giselle Robles, y recibió beneficios extraordinarios, como tener OSDE por más de $9.500 mensuales, pagada por el Gobierno", describió el portal de noticias. 

“Dalmau Pereyra viajó a Asunción para eso”, describió Pérez Corradi. Para decirle que tenía que involucrar a Aníbal Fernández en el Triple Crimen de General Rodríguez. Este hombre “era uno que estaba en la Agencia Federal de Inteligencia y ahora está en la Embajada de Chile, creo”, agregó.

Según contó, él no les dijo “que iba a declarar eso”, por lo que el buen trato con él duró apenas dos o tres semanas.

En este sentido, advirtió: “Ellos (por el Gobierno) quedaron en que me iban a traer las pruebas”. Consultado por si había recibido esas evidencias, dijo “no, no”.