El empresario de medios y vicepresidente de Boca Juniors criticó la Ley de Teletrabajo sancionada días atrás por el Congreso, pero todavía no reglamentada: “Ustedes son un grupo de imbéciles. Ya a esta altura creo que son hijos de puta en lugar de imbéciles. La verdad, que hacen todo lo posible para que la gente no dé trabajo”, disparó con dureza el conductor radial contra los legisladores que apoyaron la iniciativa.

De esta manera, el comunicador sigue en línea con su postura a favor de una reforma laboral que recorte los derechos de los trabajadores. Y es el mismo que hace dos años, en el momento en que Hernán Lombardi echaba a cientos de trabajadores de la agencia de noticias Télam, opinó: “¿Querés que Télam funcione? Bueno, sobra un montón de gente”.

Ahora, Pergolini despotricó contra los legislares durante su programa “Maldición, va a ser un día hermoso”, desde su radio Vorterix: “Contratás a alguien para teletrabajo y hay que hacerlo en relación de dependencia. Una persona que podría haber tenido la oportunidad de dos, tres trabajos cortos, sencillos, con nuevas metodologías, los llevamos a prácticas de los 60, los 70”, dijo. Y agregó con ironía: “Quiero felicitar a todos los tarados del Congreso que hicieron una ley de teletrabajo que escupió y orinó el sistema”.

Según Pergolini, “cada vez hacen más cosas para que no se dé trabajo. No se dan cuenta lo que están legislando, nunca dan ventajas para que haya trabajo. Te frenan las ganas de dar trabajo, cada vez que doy trabajo es un problemón. Estos tipos son unos tarados”.

Y para completarla, criticó la falta de convocatoria del sector empresarial en el armado del proyecto, convertido en ley. “Esto no va a pasar con el Estado en el cual labura el 2000 % del país. Esto es para gente del sector privado más que nada: ¿por qué no llamaron a la gente de ese sector? Es ridículo no llamar a los grupos afectados y seguir pensando que el que da trabajo es un hijo de puta, un gorila, un imbécil capitalista. Es muy tarado pensar así. Legislamos de formas imbéciles. Te da bronca”, concluyó.

La ley que provocó la ira de Pergolini establece, entre otros puntos, que “las personas que trabajen bajo la modalidad de teletrabajo, gozarán de los mismos derechos y obligaciones que quienes trabajen bajo la modalidad presencial”.

En tanto, “el empleador deberá proporcionar el equipamiento, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas. Asimismo, tendrá que asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o compensar por la utilización de herramientas propias de la persona trabajadora”.

Y una cuestión que obviamente molesta a los empresarios, es la que determina que “los teletrabajadores gozarán de todos los derechos colectivos, y serán considerados, a los fines de la representación sindical, como parte del conjunto de quienes trabajen en forma presencial”.

Fuente: Info135