El abogado Santiago Viola, que cumplió un papel clave en la causa bautizada por Clarín “Ruta del dinero K”, estuvo al menos 13 veces en el Ministerio de Justicia durante la gestión de Germán Garavano. Sigue el escándalo por las reuniones de funcionarios macristas (incluso del propio Mauricio Macri) con abogados, fiscales y jueces que desempeñaron roles clave en la persecución a rivales políticos de Cambiemos.  

Según reveló El Destape, el ex ministro de Macri manipuló los registros de ingreso a ese organismo clave del lawfare y por ahora no se pueden reconstruir las reuniones que hubo allí.

Viola defendió a uno de los hijos de Lázaro Báez y fue el impulsor de la operación que instaló que el juez Sebastián Casanello se reunió con CFK en la Quinta Olivos. Fue falso, la reunión nunca existió y por el hecho fueron condendados dos "testigos". Para el macrismo y los grandes medios esa supuesta reunión fue un escándalo. Sin embargo, callan sobre los encuentros confirmados de Macri con fiscales y jueces. Periodismo de guerra. 

La mayoría de los ingresos de Viola fueron para ver a Juan Bautista Mahiques, hombre clave del Lawfare. Mahiques fue el armador de varias operaciones judiciales, fue apuntado como el que visitaba incluso a jueces para torcer sus fallos y funcionó como articulador del entramado de persecución judicial a opositores. Muchas de las entradas de Viola entradas no tienen precisiones porque Garavano manipuló las planillas, según se desprende de la respuesta que la actual conducción de la cartera le brindó a El Destape ante un pedido de acceso a la información pública, reseñó El Destape. 

Lo que está claro es que en plena “operación Báez” -cuyo objetivo era comprometer judicialmente a CFK-, Viola estuvo en el ministerio de Justicia. La mayoría de las visitas coincide con movimientos importantes del expediente.