El ex candidato a vicepresidente por la derecha macrista, Miguel Angel Pichetto, suele ser un crítico de la "política", a la que le pide "esfuerzos" y "ajuste". Ese mismo ajuste que él no hace ni propicia: cobra 470 mil pesos por mes en su puesto de Auditor General de la Nación. Nada mal. 

Nadie critica cuánto gana un funcionario público, ya que está bien que su tarea esté bien remunerada. Pero sí se puede marcar el doble discurso de algunos dirigentes, como es el caso de Pichetto, que suele hablar cotra el empleo público y la "clase política", como si él no formara parte de ella hace 40 años. 

La abultada suma de dinero que percibe el exsenador y que consta en su recibo de sueldo fue difundida este jueves por el programa ADN, que conduce Tomas Méndez en C5N. Lo de Pichetto es un canto al doble discurso: de esos 470 mil pesos, casi 50 mil los recibe en concepto de gastos de representación. Es decir, son fondos para viajar, comer y otros gastos.