Cinco nuevos casos de la variante delta fueron detectados en la Ciudad de Buenos Aires en las últimas tres semanas y corresponden a contagios comunitarios. Por las diferentes investigaciones hay 117 personas aisladas. En gran medida, eso se explica por la falta de control de la gestión macrista. Todas las actividades están permitidas de hecho y ya no se respeta el distanciamiento en ningún local o establecimiento. Todo vale. 

El arribo de la cepa india es la mayor preocupación para el gobierno nacional. Desde Casa Rosada aseguran que lograron retrasar la llegada de la variante cinco semanas con el cierre de fronteras, pero como había anticipado el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, días atrás, ya comenzó a circular en la Argentina.

La Ciudad informó que "desde el viernes 29 de julio a la fecha se confirmaron 5 casos de coronavirus variante Delta en residentes de la Ciudad de Buenos Aires que no tienen antecedentes cercanos de viajes. Dos de los 5 casos están relacionados entre sí por una misma cadena de transmisión". Eso implica circulación comunitaria.