El Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo de la CABA advierte que pasó de ser un organismo dedicado a garantizar el cumplimiento de los derechos de quienes alquilan, a asistirlos cuando tienen dificultades en asumir los pagos mensuales. De hecho, de las últimas 300 consultas, casi el 40% son inquilinos que no juntan el dinero para pagar el alquiler, las expensas y los servicios.

Los números resaltan del informe que dio a conocer el sitio Nueva Ciudad, detalla además que dentro de los inquilinos que tienen dificultades para pagar el alquiler, uno de cada tres termina el contrato antes de los dos años, por imposibilidad de sostener el pago.

La finalización anticipada del contrato, la renegociación en cuotas de las deudas o el acuerdo para sostener el alquiler por unos meses hasta encontrar otra alternativa de vivienda, son los casos más recurrentes en los últimos sesenta días, advierte el informe del área de Inquilinos de la Defensoría del Pueblo.

A su vez, explica los efectos de la combinación entre déficit habitacional en la Ciudad y crisis económica. Mientras en marzo de 2018 el 21% de las consultas estaban vinculadas a la dificultad en sostener el pago del alquiler y las expensas; en octubre, esa cifra ascendía al 35% y durante los meses de diciembre y enero esa tendencia se acentuó, llegando al 37,01% de los casos.

“Estamos recibiendo familias inquilinas que por no poder seguir pagando el alquiler se mudan a un lugar más chico, más barato, más alejado, evitando por ahora acumular deudas, pero empeorando su calidad de vida. La angustia y frustración por no poder terminar el contrato de alquiler de vivienda es cada vez más frecuente y anticipa momentos críticos para la relación entre inquilinos y propietarios", dijo el coordinador del Programa de Atención a Inquilinos, Fernando Muñoz.