La caída de las ventas y la falta de previsibilidad de las políticas económicas de Cambiemos desataron una crisis imposible de sostener para la cadena de electrodomésticos Frávega. Tal es así, que tras el cierre de seis locales entre 2018 y lo que va del año, ahora anunciaron que cerró la sucursal que estaba ubicada en avenida Cabildo 1981, en el barrio de Belgrano. 

A su vez, la empresa decidió reubicar a todos los trabajadores, menos a cuatro empleados que tienen actividad sindical, denunciaron los delegados. En consecuencia, los empleados despedidos se manifestaron ayer miércoles frente a la sede central de la empresa, ubicada en Valentín Gómez 2813.

Allí pidieron sin éxito ser recibidos por autoridades. En la manifestación los trabajadores estuvieron acompañados por delegados de empresas como Coppel, Dexter, Vital, Brinks, Carrefour, Walmart, Ribeiro y Rodo, que forman parte de la oposición política en el interior del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC).

Al bajar las persianas de ese local, autoridades de la firma comunicaron a los trabajadores que no podía continuar porque el dueño del inmueble les pedía un precio que no podían pagar para renovar el contrato de alquiler. Además, los directivos de la empresa expresaron que afrontan pérdidas por la caída en las ventas registrada en los últimos dos años, sin perspectivas de una mejora en el corto plazo.
 
Si la empresa no da respuestas a los trabajadores despedidos, aseguran que habrá manifestaciones en los shoppings de la Ciudad donde hay sucursales de la firma entre esta semana y la que viene.