Las Organizaciones que integran el Consejo Asesor Permanente Isleño (CAPI) cortarán el río y se movilizarán en rechazo al nuevo aumento del Transporte Público Fluvial, aprobado por la Gobernadora María Eugenia Vidal.

“Se han disminuido servicios dejando sectores de la isla sin transporte, sólo se busca la rentabilidad del negocio para las empresas, cuando en realidad hablamos de un servicio público esencial para el desarrollo”, dijeron los isleños.

El aumento que plantea el gobierno es del 38% para los residentes y un incremento del 118% para lo que llaman “Pasaje turista”. Los habitantes de las islas creen que esto impactará en la actividad.

“Muchas familias dependen económicamente del turismo en el Delta, es una de las principales fuentes de trabajo e inevitablemente el aumento impactará sobre la concurrencia de turistas”, explicaron.

En tanto, el año pasado, los isleños se manifestaron en apoyo a un proyecto de Ley de Transporte Público Fluvial para redistribuir los subsidios que finalmente no fue tratado.

Asimismo, los transportistas piden a Vidal la renovación y modernización de flota que “por sus condiciones, representan una inseguridad en la navegación, y perjudican la salud de sus tripulantes y pasajeros”.