La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, dejó sin efecto la Resolución 4050 que establecía el cierre de los 14 establecimientos dados de baja en diciembre. La medida había sido condenada por la mayoría de la comunidad que, a su vez, realizó innumerables manifestaciones en contra del cierre de escuelas y hasta escraches contra el jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y funcionarios.

Por su parte, el titular de UTE, Eduardo López, celebró la marcha atrás de Cambiemos. "El consenso unánime de la sociedad respecto a que las escuelas no se cierran los hizo retroceder, sumado a la lucha y organización de la comunidad educativa", aseguró.