Días atrás, el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Gustavo Hornos, afirmó que mantiene una "relación social" con Mauricio Macri de hace años y que tuvo diálogos con el ex presidente sobre variados temas judiciales pero no sobre fallos puntuales.

Este martes, tras una reunión entre las máximas autoridades de la Cámara Federal de Casación, el máximo tribunal penal del país, el juez Alejandro Slokar le pidió a su colega Gustavo Hornos que renuncie a la presidencia del cuerpo después de que se conocieran sus visitas a Macri. La situación en Casación se está tornando tan delicada que el lunes el propio presidente, Alberto Fernández, la puso de manifiesto durante la apertura de sesiones.

En este contexto, el diputado del Frente de Todos Martín Soria denunció que Hornos, según los registros obtenidos por la organización Poder Ciudadano, ingresó en seis oportunidades a la Casa Rosada a ver al entonces presidente Macri.

En la reunión de superintendencia del 18 de febrero, Hornos les dijo a sus colegas Daniel Petrone (Sala I), Slokar (Sala II), Liliana Catucci (Sala III) y Mariano Borinsky (Sala IV) que él mantenía una relación social de larga data con Macri y que eso lo había llevado a discutir sobre política judicial, pero negó haber conversado sobre alguna de las causas en trámite en la Casación.

Este martes se volvieron a reunir los cinco, pero la sorpresa fue grande al comprobar que en el acta del encuentro anterior no estaba consignado lo que había dicho Hornos.

Según informó Página12, la falta de registro hizo estallar a Slokar, que acusó a Hornos de hacerles falsear a los secretarios del tribunal lo que había sucedido en la reunión del 18 de febrero. El presidente de la Casación se justificaba diciendo que su descargo no había sido oficial, sino un comentario realizado antes del encuentro de superintendencia.

El acta es importante porque en la reunión de superintendencia sólo participan cinco de los trece jueces que integran la Cámara. El resto se entera cuando le llega el acta y el temario, o por lo que comunica cada presidente de sala.

En consecuencia, Slokar le anunció a Hornos que iba a pedirle la renuncia porque había perdido la confianza en él. Slokar es, además, uno de los vicepresidentes de la Cámara Federal de Casación. El otro es Borinsky. La reunión terminó abruptamente con un saludo de Slokar y el Zoom que se suspendió desde Comodoro Py. No hubo tiempo para más intercambios.

Tiempo después, el presidente de la Sala II le hizo llegar el pedido de renuncia a Hornos. La carta, de una carilla, dice que fue enviada “a fin de apelar a su responsabilidad para presentar su dimisión al cargo de Presidente que reviste -- y así resguardar del mejor modo la representación del cuerpo y el gobierno de la jurisdicción -- atento a las circunstancias que, lamentablemente y en cuanto me respecta, comprometen irreversiblemente la confianza del mandato con el que fuera honrado”.

Por su parte, Hornos repitió este martes ante sus colegas que va a dar las explicaciones cuando sea necesario, pero no antes. Esa fue también parte de la justificación para que el tema no apareciera en el acta. Nadie sabe cómo continuará el escándalo en la Casación, pero la única certeza es que continuará.