Al rededor de las 19 horas del viernes, el servicio del tren Sarmiento quedó interrumpido en su totalidad debido a una amenaza de bomba en las estaciones Morón y Merlo. El servicio ya se reanudó entre entre Once y Castelar.

Miles de pasajeros tuvieron que ser evacuados de todas las estaciones a partir de una llamada anónima al 911 que puso en marcha el protocolo correspondiente. Es la cuarta vez en 10 días que se produce un episodio similar en la misma línea.

El servicio se reanudará al completo cuando el escuadrón anti explosivos corrobore que no existe una amenaza para el público.

Morón y Merlo volvieron a ser las estaciones señaladas como el blanco de las amenazas, pero la primera ya quedó liberada por la policía.