Así se desprende de una denuncia de la Inspección General de Justicia, que aclaró que uno de los proveedores del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta fue una "sociedad de actividad ilícita". Se trata del Grupo DVU a la que le adjudicaron por compra directa la adquisición de 210 mil barbijos por 22 millones de peso. 

Para el organismo, la empresa es una fachada que esconde a los verdaderos dueños de la adjudicación. ¿A quién favoreció el macrismo porteño? 

Además, la empresa fue la que más caro cobró por cada barbijo que vendió. Con una particularidad extra: se trata de una empresa que no fabrica barbijo, sino que es intermediaria.

Es decir: el gobierno porteño le dio un negocio millonario por "compra directa", sin licitación, a una empresa que no fabrica barbijos y que ofreció el precio más alto. Y hay un dato más: la firma en cuestión nació en julio de 2018 con un capital inicial de 19 mil pesos. ¿Y recibió un negocio de 22 millones? El gobierno de Larreta deberá dar algunas explicaciones...