La policía, a las órdenes del Gobierno Nacional, decidió reprimir a los manifestantes que se acercaban a la Plaza de los Dos Congresos. Se tiraron balas de goma y gases lacrimógenos. Entre los golpeados, estuvieron diputados de la oposición que se acercaron a parar la represión. 

Adentro de la Cámara de Diputados, los legisladores de la oposición repudiaron lo ocurrido en las calles. Uno de los que habló fue el kirchnerista Andrés Larroque. "Le pegaron brutalmente a la gente. Cuando los diputados fuimos a pedirle a los policías que pararan con la represión, se ensañaron con nosotros. Se reían, eso no puede pasar. Somos representantes del pueblo, nos tienen que respetar", aseguró. 

"El Gobierno quiere aprobar este proyecto de cualquier manera, porque mañana se reúnen con representantes del Fondo Monetaria Internacional. Están llevando a la clase política argentina a un suicidio", siguió Larroque, visiblemente golpeado. 

En la misma línea, habló Felipe Solá: "Tenemos derechos a pedir que alguien del Gobierno nacional venga a dar explicaciones por lo que está pasando en las calles. No sabemos dónde está el responsable de este operativo", reclamó. "Hay una relación directa entre la dirección política y la actuación policial", resumió. 

Los bloques de la oposición solicitaron que se suspenda la sesión hasta que se resuelva la situación represiva en las calles.