La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, salió a defender a los policías que fusilaron a Lucas González en Barracas. El chico murió de un disparo en la cabeza. "No se los puede pasar a disponibilidad, yo no paso a disponibilidad a un policía que creo que está actuando de acuerdo a derecho", aseguró. 

En una entrevista con la señal La Nación +, que pertenece a empresarios ligados al macrismo, Bullrich cuestionó además al presidente Alberto Fernández, quien pidió justicia por el chico de 17 años. "No puede ponerse en juez y ya decidir quiénes son los culpables", insistió. 

La presidenta del PRO intenta con esas declaraciones temerarias disputar ideológicamente con la ultraderecha que comandan Javier Milei y José Luis Espert, quien en campaña pidieron más mano dura. Espert pidió hacer "queso gruyere" a los delincuentes. El peligroso juego de los sectores más radicalizados de la política argentina le da legitimidad al accionar violento de la policía. Ese espiral de violencia esta semana terminó con la vida de un adolescente de 17 años.