Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago. Esa frase le cabe perfecto a Elisa Carrió, líder de la Coalición Cívica. La dirigente aseguró el año pasado que no sería candidata "a nada" en 2021 pero ya parece dispuesta a no respetar su palabra. 

Según aseguró Carrió, podría estar en una lista el año próximo si "la República está en peligro". Es lo que viene diciendo cada vez que necesita faltar a una definición propia. 

Así lo hizo en 2007, 2011 y 2016 cuando declaró que "nunca más" sería candidata porque a ella no le importan "los cargos". En todos los casos, mintió: finalmente, por algún motivo "sagrado" volvió al ruedo para seguir viviendo de la "política" aunque Carrió quiera creer que no es así. La ex diputada tiene cargos públicos desde principios de siglo XXI y nunca los abandonó.