Argentina no tiene una situación de desempleo mayor en el sector formal por las políticas que apuntaron a cuidar los puestos de trabajo. En ese sentido, los gremios tuvieron razón al imponer la prohibición de despidos y la doble indemnización, que dieron notables resultados. 

Cuando se ven las estadísticas de Argentina y se las compara con la región, se ve que se perdió un 3% de empleo formal durante la pandemia, muy poco si se considera el 15% que en promedio destruyeron los países de Sudamérica. Eso explica también que la recuperación en nuestro país sea más lenta, porque se cayó mucho menos. En total, desde fuentes gubernamentales destacaron que gracias a las políticas activas se protegieron 700 mil puestos de trabajo. 

Según un estudio oficial "dos países que presentan características económicas comparables, Brasil y Chile, pero que tienen modelos de relaciones laborales diferentes y que no aplicaron acciones para proteger el empleo registrado de una magnitud semejante a las instrumentadas en nuestro país".

Mientras que en países vecinos se destruyeron el año pasado más del 13% de los puestos de trabajo privados en la comparación con febrero de 2020 (16,6% en Chile y 13,6% en Brasil), en Argentina la destrucción del empleo registrado privado en su peor momento fue del orden del 3,2%.