En medio de la expansión de las manifestaciones por parte de un sector de la Policía Bonaerense, el presidente y el gobernador mantendrán un encuentro en la residencia oficial.

En La mesa política, armada en respuesta al conflicto por las medidas policiales, también fueron convocados intendentes oficialistas y opositores del Conurbano bonaerense. Por parte de Juntos por el Cambio, estarán Jorge Macri de Vicente López, Diego Valenzuela de Tres de Febrero y Néstor Grindetti de Lanús.

La reunión de esta tarde se celebrará con un gran número de patrulleros de la Policía Bonaerense estacionados alrededor de la Quinta de Olivos, que acudió este miércoles a la residencia oficial del Presidente para sumar visibilidad a la protesta y, ante la falta de interlocutores, se negaron a dialogar con el presidente.

Ante este escenario de tensión, el plan del gobernador es anunciar un plan integral de seguridad que incluye las demandas que pide la policía Bonaerense. En ese sentido, fuentes de gobernación adelantaron que será vía decreto y que no habrá una instancia de negociación con la fuerza policial.

Según averiguó este portal, los detalles de la suba está a cargo del Ministro de Hacienda bonaerense, Pablo López. Será del orden del 30 por ciento, recuperando de esa manera el poder adquisitivo que los uniformados perdieron, al igual que todos los trabajadores, durante el gobierno de María Eugenia Vidal.

Además, habrá una mejora en las horas cores y polad (adicionales similares a las horas extras) congeladas también durante el gobierno de Vidal. Y se reforzará en insumos para mejorar la actividad policial.

Desde el entorno del Gobernador, analizan que no existe un interlocutor válido para el armado de una mesa de diálogo, por lo que el aumento será por decreto. Además, consideran que la cadena de mando hacia el interior de la fuerza está quebrada.