Una joven rosarina que recientemente había llegado de Inglaterra y no cumplía con el aislamiento obligatorio fue detenida luego de las numerosas denuncias formuladas por vecinos de su barrio.

La mujer de 21 había retornado hace una semana de Europa y no solo no cumplía con la cuarentena sino además que se burlaba en las redes sociales de las medidas oficiales para frenar el coronavirus. 

Los vecinos de San Juan al 800, en el pleno centro rosarino, no se la perdonaron y llamaron a la policía e intervino el Ministerio Público Fiscal, que le aplicó la legislación vigente.

El fiscal José Luis Caterina dispuso la aprehensión de la joven en su domicilio, con consigna policial, acusada de violación de medidas adoptadas por autoridad para impedir la propagación de una epidemia y desobediencia a un funcionario público en ejercicio legítimo de sus funciones.

Fuente: Diario Registrado